Audition (1999), dirigida por Takashi Miike

Actualizado: 2 de nov de 2020


La diferencia entre el héroe y el villano



Un viudo japonés organiza una audición donde pretende encontrar a su nueva futura esposa, para su sorpresa, la mujer que elegirá no es lo que parece... Y así comienza el descenso. ¿A dónde? Al lugar donde se castiga a los culpables, aunque parezcan inocentes.


Takashi Miike nos presenta una película que, por momentos, aparenta ser una comedia romántica que poco a poco se va transformando, convirtiéndose lentamente en una película de horror que culmina con una escena a la que el adjetivo "impactante" le queda corto. Esta obra desafía conceptualmente al género del terror y, igual o más importante, a 30 años de su estreno, sigue siendo relevante por todas las razones erróneas.


Con esta tercera entrada llegamos a la mitad de nuestro ciclo de terror y debo confesar que esta película me agarra por sorpresa, cada vez que la veo bajo la guardia y termino sufriendo durante las últimas escenas. Cada. Vez.


[A PARTIR DE ESTE MOMENTO: SPOILER]


Muchas veces digo que una obra contiene dos películas, insinuando que dicha obra tiene un metraje injustificadamente largo y/o que intenta contar demasiadas cosas. "Audition" es una de las pocas veces en las que lo digo a manera de elogio. Es fácil dejarse llevar por la apariencia de chic flick machista, pero chic flick al fin, que predomina en la obra, y es que el director construye muy bien la pantalla de humo que eventualmente se disipa dejando a la vista el terror y la sangre.


Inclusive admito que hasta me parece inocente y divertida la trama, hasta el momento en el que se plantea la idea de la audición. Francamente, tan solo pensarlo me revuelve el estómago casi tanto como cuando Asami le clava los alfileres en los ojos a Aoyama (otra vez con los objetos punzantes cerca de los ojos... Vaya ciclo este). Planteo entonces la incógnita que me surge al ver esta película, ¿Quién es el villano? ¿Él o ella?


La audición es repugnante, es algo que el mismo Aoyama externaliza en más de una ocasión... Antes de continuar con la misma... Y a pesar de ser repugnante la realización la hace ver como un evento divertido y dinámico, lo cual es una decisión interesante. En cualquier caso, ¿justifica eso la tortura que sufre a manos de la mujer? Quiero decir, si bien el medio de la audición no fue el adecuado, el fin nunca fue malintencionado. El hecho de que esta pregunta pueda ser planteada es un síntoma de que algo no anda bien a un nivel social generalizado.


Si bien esos niveles de violencia que conlleva la venganza de la mujer han de ser condenados, no veo por que el aprovecharse de las posiciones de poder sea un acto necesariamente menos violento, solo que es una violencia menos visual, por lo que tendemos a aceptarlo con más facilidad.


Para nadie es sorpresa lo que ha sucedido (y sigue sucediendo) en la industria del cine, así como en potencialmente todas las industrias formales e informales a nivel global. Basta con mencionar el nombre Harvey Weinstein. Aún con la luz esperanzadora que implica la existencia de equipos de rodajes progresivos que señalan y le ponen alto a las agresiones que pueden llegar a sufrir miembros del elenco, así como los intentos de reducir estas agresiones por parte de órganos reguladores, tenemos que dar un paso atrás y analizarnos a nosotros mismos como sociedad.


Asami ha sido una víctima de diferentes tipos de abuso a lo largo de su vida, ¿Por qué cuando decide tomar venganza y abusar de sus abusadores se le tiene que tildar de desquiciada? En lo que a mi concierne, se está poniendo en igualdad de condiciones. No digo que tengamos que salir a cortarles los pies a todos los abusadores, pero ya viene siendo hora de que empecemos a tratar el abuso sexual y el abuso de posiciones de poder como lo que son: actos de violencia, y a veces hasta de ultraviolencia. Esto por no mencionar que, depende de como se interprete, hay un posible indicio de que Aoyama ya ha utilizado su posición de poder para aprovecharse de varias de las mujeres a su alrededor.


Insisto, ¿No es lo mismo al final del día? Abuso sexual, psicológico, físico y tortura. Todo puede ser visto como parte del mismo conjunto si se contextualiza dentro del marco de la violencia.


Pasando ya formalmente al film, estamos delante de un producto extremadamente bien hecho, con una ejecución que roza con la genialidad (si no llega a serlo). El terror se mantiene vigente, pero controlado, como a cuentagotas, hasta que llega la hora del gran festín sangriento.


Como es de esperar, esto se logra gracias a la edición. El trabajo del editor logra adentrarte poquito a poco en el terror, insertando momentos de Asami sola en su habitación que de por sí te hacen sentir que algo no anda bien, así como lo sentía Yoshikawa, para luego llevarte de vuelta a la inocente idoneidad del mundo de Aoyama el tiempo suficiente como para emborracharte de amor por Asami nuevamente, así como lo hace el personaje principal. La música también juega un papel importantísimo en la creación de esos ambientes casi oníricos, llevando al relato a ese tono de comedia romántica tan ligero que se siente como flotar en una nube.


No quiero que parezca un mal chiste, sin embargo tengo que decirlo: gran trabajo de casting.


Eihi Shiina tiene la capacidad de presentar en pantalla tanto el lado dulce de su personaje, así como el lado oscuro y sádico del mismo. Definitivamente se va con el título de la mejor actuación de la película. Los otros personajes simplemente no tienen el suficiente desarrollo como para dar pie a grandes actuaciones, aunque hay que resaltar que Ryo Ishibashi y Jun Kunimura hicieron un muy buen trabajo con lo que tenían a mano, sobre todo Ishibashi cuyo se limita a hacer del perdido enamorado y el del corazón roto. Un concepto parecido al de al del Sargento Howie en "The Wicker Man" (pueden encontrar nuestra entrada sobre esta película haciendo clic aquí), claro está que con una ejecución bastante diferente.


Técnica, narrativa y dramáticamente es una gran obra. El departamento de fotografía es uno de los factores que más aporta desde el punto de vista dramático, con esad cámaras subjetivas que te hacen sentir que algo malvado está de camino.


Recalco que la visión de Miike, ejecutada magistralmente por los equipos creativos y técnicos, no solo replantea lo que el horror puede ser y como puede ser hecho, si no que también nos lleva a pensar. Ya se habrán dado cuenta de que eso es algo que nos encanta aquí en CineDial.


Entonces, ¿Quién es el villano? Mi veredicto es que Aoyama es un villano. Sucede que la película está planteada desde su punto de vista, por lo que podemos entender desde donde viene y por qué viene desde allí. Esto nos hace empatizar con él a pesar de tomar una muy mala y poco ética decisión llevando a cabo la audición. Sus acciones no era malintencionadas, pero eso no significa que deba quedar impune (definitivamente no queda impune).


En cuanto a Asami, es una víctima que se convierte en victimaria, es la heroína convertida en antihéroe. Su personaje es tratado como el monstruo o el villano dentro del contexto de el villano en el cine occidental. Así como sucede con Aoyama, se nos hace entender por qué toma las decisiones que toma, la diferencia radica en que la película no fue realizada desde su punto de vista, lo que conlleva que tenemos menos tiempo para empatizar con ella. Así termina siendo la villana de manera directa.


Si lo pensamos un momento, sí, hay una villana y eso queda establecido de manera clarísima. De manera menos clara (léase en una segunda lectura) el relato nos quiere indicar que ambos son villanos, ambos son monstruos de una forma u otra, pasa que hay un monstruo que nos cae mejor porque tenemos la posibilidad de ponernos en su lugar y entenderle un poco mejor.

Personalmente me voy con la siguiente interpretación: de haber visto los sucesos de esta película de otra manera, desde un punto de vista diferente (el de Asami), esta bien podría ser el "origin story" de Kiri Kiri, la vengadora del abuso en todas sus formas. Después de todo, la diferencia entre el héroe y el villano es solamente el punto de vista.


Jorge Gadea


Ficha técnica:


Título original: オーディション (Audition)

Fecha de estreno: 2 de Octubre 1999 (Festival Internacional de Vancouver)

3 de Marzo 2000 (Japón)

Director: Takashi Miike

Género: Terror, drama

Protagonistas: Ryo Isihbashi, Eihi Shiina

Guionista: Daisuke Tengan

Basado en el libro "Audition", por Ryu Murakami

Música: Koji Endo

Fotografía: Hideo Yamamoto

Edición: Yasushi Shimamura

Dirección de Arte: Tatsuo Ozeki

Diseño de Vestuario: Tomoe Kumagai

Maquillaje de Efectos Especiales: Yuichi Matsui

Idioma: Japonés

Duración: 115 minutos


Productoras y Distribuidoras


Link a IMDB

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo