• Santiago Destéfanis

Me Vi: Druk de Thomas Vinterberg (2020)


Vinterberg, el director de una de mis películas favoritas: “The Hunt”, logra con “Druk” un relato que nos envuelve en una catarata de emociones. Una premisa con tintes de comedia en torno al alcoholismo esconde una resignificación que se la da el espectador desde lo más profundo de su individualidad. Mads Mikkelsen, quien interpreta a Martin, un aburrido profesor de historia, sigue demostrando que es uno de los mejores actores contemporáneos.


El director elige el alcohol como el tema a profundizar. Explora las motivaciones para empezar a tomar, las angustias que uno esconde con la bebida y las consecuencias del alcoholismo. La película se apoya en las maravillosas actuaciones de los cuatro protagonistas. Estos, desde su contexto particular, deciden emborracharse rutinariamente en pos de cambiar su manera de percibir y manejarse en el mundo. Desde la primer escena en donde nos presentan un grupo de jóvenes borrachos vagando por la ciudad y divirtiéndose como nunca, la película se toma el trabajo de que uno se sienta identificado con el simple hecho de emborracharse un día con sus amigos o conocidos ¿Quién no ha tomado de más en algún momento de nuestra vida? Este planteo inocente muta cuando conocemos a estos cuatro profesores de secundaria y la premisa principal de la película aparece. El alcohol es cosa seria. Los jóvenes lo tienen naturalizado y socialmente aceptado. Sin embargo, el exceso de alcohol, como cualquier otro exceso, es el medio por el que una persona tapa o evita enfrentar algo que lo angustia profundamente. Aquí la genialidad de la película. Una decisión aparentemente infantil se torna más y más caótica con el pasar del tiempo, hasta que esta desemboca en tragedia. Esto se debe a que el alcohol fue tomado por estos personajes como un método para lidiar con los problemas, por lo que inevitablemente, tarde o temprano, toda esa ilusión se iba a descarrilar. La virtud por la cual la película nos impacta e hipnotiza es su capacidad de mostrar el relato desde una gran y creíble verosimilitud. Desde las acciones de los personajes, hasta la forma de lidiar contra la depresión que produce el alcoholismo, no hay una escena en la que no podemos identificar a seres humanos lidiando con grandes conflictos internos y que nos llevan a nuestras propias angustias.


La película está bellamente filmada. Los planos están cuidadosamente elegidos, amparados por una muy hermosa fotografía, y la banda sonora le da la fluidez necesaria para que el ritmo no decaiga en ningún momento. Posee un gran componente de entretenimiento alternado con el drama que crece con el avanzar de la trama.


En resumen, no estamos frente a una obra maestra sin precedentes, pero si frente a una película sin pretensiones excesivas que toca un tema de la manera que siente que debe tocarlo. Un relato efectivo, mediante una realización magnífica, logra exponer con éxito la idea o la pregunta que el excelente director buscaba presentar en pantalla.


Santiago Destéfanis



Ficha técnica:


Título original: Druk

Fecha de estreno: 12 de Septiembre de 2020 (TIFF)

24 de Septiembre 2020

Director: Thomas Vinterberg

Género: drama

Protagonistas: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen,

Magnus Billang, Lars Ranthe

Guionistas: Thomas Vinterberg, Tobias Lindholm

Productores: Kasper Dissing, Sisse Graum Jøgensen

Fotografía: Sturla Brandth Grøvlen

Edición: Janus Billeskov Janses, Anne Østerud

Diseño de Producción: Sabine Hviid

Vestuario: Ellen Lens, Manon Rasmussen

Maquillaje: Marly van de Wardt

Idioma: Danés

Duración: 117 minutos


Productoras y Distribuidoras


Link a IMDB

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo