Opera (1983), dirigido por Dario Argento

Actualizado: 13 de oct de 2020


Slasher o Giallo, sigue siendo Argento


El terror de la década de los 80, amado por muchos y odiado por otros muchos. Lo ames o lo odies, es innegable que la escena del terror de esta década de fue definida por el subgénero del slasher con títulos como "Friday the 13th" (1980) y "A Nightmare on Elm Street" (1984).


Si bien Dario Argento es conocido como un gran director de slasher, quizás es aún más conocido por establecer el subgénero del giallo como un serio contendiente dentro de la escena cinematográfica.


El giallo, que algunos consideran como un género propio, tiene como base el suspenso y el terror y puede incorporar otros elementos como el slasher, detectives y el thriller. En el caso de "Opera", engloba todo lo anteriormente mencionado.


Para los que no le conocen, Dario Argento es un gran cineasta italiano con una extensa trayectoria que incluyen una plétora de clásicos, todos estampados con su estilo que mezcla lo mejor del cine italiano con una visión del terror bastante única y original. Para cuando estrena esta película ya se encaminaba a los 20 años de carrera como director de cine y ya contaba con el consentimiento de la crítica especializada.


Entrando en materia, este film me hace rememorar esos años gloriosos de los efectos especiales prácticos. Siento que a las generaciones más jóvenes se les puede dificultar un tanto entender por que nos gusta este tipo de cine, que a veces roza con ser clase B (si es que no lo llega a ser en algunos casos). No los puedo culpar, si yo hubiese crecido en le era del CGI probablemente también vería estas películas de manera un tanto despectiva. Quizás sea el factor nostalgia o el haber vivido aquella época cuando los efectos prácticos eran una maravilla tecnológica. En cualquier caso, "Opera" es sin duda alguna un clásico del género que, si bien mantiene viva la esencia ochentera, visualmente podría aparentar ser más contemporánea.


Es cierto que a la película se le puede criticar alguna que otra, sobre todo desde el punto de vista del guion, puntualmente la causalidad y/o continuidad lógica del guion que terminan haciendo ver a los personajes como un grupo de torpes. Ante esta posible crítica hago dos señalamientos. Primero, es de cierta manera una estampa propia del subgénero, sobre todo el de la época. Nunca se han dicho las palabras "quiero ver un slasher ochentero por el guion". En segundo lugar, hay que aceptar que en algunos géneros se rompen algunas normas, sobre todo si se compara con el cine más clásico. Cuando se trata del slasher, si las películas tiene un buen guion y respetan la lógica de la causalidad pueden llegar a tener puntos extras, pero esa no es la razón por la cual uno ve este tipo de productos audiovisuales, lo hace más por el espectáculo de la sangre y el disparo de adrenalina que se siente y que es difícil de encontrar viendo otro tipo de películas.


En fin, hay cosas negativas que se pueden señalar y, dicho eso, hay que enfatizar que lo que no se le puede criticar a este film no se puede criticar porque está muy bien hecho. Los efectos especiales, la cámara subjetiva desde el punto de vista del asesino, el suspenso creado por la duda de quien es realmente el que está detrás de la máscara, el diseño de producción, los cuervos, el heavy metal, la ópera, los alfileres amenazando a los ojos de Betty, las actuaciones en el registro slasher, la sangre... Lo poco que se puede criticar se te olvida cuando rememoras la película, como por arte de magia.


Profundizando en lo de la adrenalina, "Opera" maneja muy bien este rubro, y lo logra gracias al gran manejo del tempo y de la tensión. Crea un ambiente que te deja tenso y expectante, todo dosificado a la medida exacta... Y de repente... BOOM! El enmascarado! Heavy metal! Sangre! Gritos! Entonces... Tensión... ¿Cuándo volverá a atacar el villano? De verdad saldo de ver esto y me quedo con ganas de ver otras 3 o 4 slashers más, quizás uno que otro giallo de Argento entre esas 3 o 4.


No puedo dejar de decir que para pertenecer a este subgénero, es una obra bastante sofisticada, quiero decir, estamos hablando del Macbeth de Shakespeare adaptado a la ópera (y adaptándolo de manera muy inteligente). La mejor parte es que el misterio detrás de la maldición de Macbeth alimenta el drama, pero no se superpone a la trama. Argento maneja muy bien los elementos que decide utilizar para armar la historia. Un buen balance entre terror, violencia y un clásico del teatro.


Tocando el tema de la maldición de Macbeth, se dice que haber tocado esta obra le pasó factura a la producción. En varias ocasiones Christina Marsillach fue atacada por cuervos, se utilizaron 140 aves durante la filmación y solo se recuperaron alrededor de 60, Ian Charleston estuvo envuelto en un accidente automovilístico y fue diagnosticado con SIDA durante su estadía en el hospital, el padre de Argento murió durante la producción, se dice que otro actor murió durante la producción (esto no lo he podido verificar), la película no se estreno en Alemania pues se le habría censurado alrededor de 25 minutos de metraje y, encima de todo esto, a la película le fue mal en taquilla, tanto en Italia como en los Estados Unidos.


Viendo el lado positivo del tema Macbeth, probablemente la parte más acertada de situar la trama en el contexto de esta ópera es la versatilidad que adquiere el diseño de producción, un área en el que los italianos has sobresalido desde los inicios del cine con "Cabiria" (1914), film en el que se considera nació la dirección de fotografía. No se si será la sangre italiana, pero el diseño de Davide Bassan (quien ha colaborado en múltiples ocasiones con este director), con ayuda de Gian Maurizio Fercioni, puntualmente para el diseño de la ópera, es realmente increíble, brillando en su máximo esplendor en la escena donde utilizan los cuervos para descubrir quien es el enmascarado. Los pájaros volando en círculos, le tensión creciendo, las mujeres bailando debajo de las sábanas blancas (que luego serán manchadas con rojo sangre), es simplemente espectacular.


Como dije antes, la película podrá tener algunos peros, pero lo que no se puede criticar no se puede criticar porque está muy bien hecho. Como última anotación digo que la película habría sobrevivido sin el epílogo, sobre el que muchas personas tienen sentimientos encontrados (incluyendo a la distribuidora que llevó la película a Estados Unidos), aunque aún no gustándome como se manejó dicha parte, no puedo evitar sonreír al rememorar esta obra... Y también quiero más sangre!



Jorge Gadea



Título original: Opera

Fecha de Estreno: 19 de Diciembre 1987

Director: Dario Argento

Género: Terror, giallo, slasher

Guion: Dario Argento, Franco Ferrini

Protagonistas: Christina Marsillach, Ian Charleson, Urbano Barberini

Música: Brian Eno, Roger Eno, Steel Grave,

Claudio Simonetti, Bill Wyman

Fotografía: Ronnie Taylor

Edición: Franco Fraticelli

Diseño de Producción: Davide Bassan

Dirección de Arte: Gian Maurizio Fercioni

Diseño de Vestuario: Lia Francesca Morandini

Lenguaje: Italiano

Duración: 107 minutos


Productoras y Distribuidoras


Link a IMDB



Ps.


Por suerte mi sed de sangre será saciada la próxima semana seguimos con "Audition" de Takashi Miike... Kiri kiri... ¡Nos vemos allá!

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo