The Mandalorian, segunda temporada


Siempre he tenido una relación amor-odio con la franquicia de "Star Wars". Conceptualmente me encanta absolutamente todo lo que pertenece a este universo. La idea en sí me atrae, la batalla entre los Sith y los Jedi, entre el Imperio y los Rebeldes, el inicio de aquella primera película como una obra de ciencia ficción independiente de un don nadie quien eventualmente se convertiría en uno de los mejores y más legendarios productores del mundo: George Lucas... La lista de por qué me gusta esta propiedad intelectual es larga.


Dicho eso, siempre he tenido mis diferencias de opinión con la ejecución y la visión detrás de la mayoría de los productos que conforman este gran universo extendido. Hemos visto altas y bajas, productos excelentes productos paupérrimos, directores que vienen con una visión interesante la cual es ahogada debajo del peso de la franquicia per se. A esta altura de juego "La Guerra de las Galaxias" es más nombre que otra cosa, un dispositivo de marketing que tiene como meta final la venta de mercancía, y si por ahí se aparece una buena película pues es un extra.


Eventualmente iré detallando mi opinión sobre cada uno de las películas y series, todo en su debido momento, solo quería expresarles que no soy un fan a muerte de "Star Wars", quisiera serlo, pero simplemente no puedo, por lo menos no del todo.


Entrando ya en materia, cuando supe que Jon Favreau estaba desarrollando "The Mandalorian" no pude evitar emocionarme, creí que si alguien podía sacar un buen producto de esta franquicia sería él.


Si vemos sus mejores momentos, es seguro decir que la serie de Mando es una de las mejores ejecuciones narrativas que ha tenido esta franquicia, sobre todo si nos referimos al último episodio de esta segunda temporada, el cual es excepcional. Para bien o para mal, no podemos hablar de algo solo por sus mejores atributos, tenemos que hablar de su todo y, si bien esta segunda temporada no tuvo momentos despreciables, tampoco tuvo demasiados momentos particularmente memorables.


Lo digo en serio, si ya te viste la segunda temporada, piensa en tus 5 momentos favoritos, mejor aún, ¿Qué sucedió en cada episodio? Seguro te acuerdas de los últimos tres y puede que de alguno que otro momento puntual del resto de los episodios. En promedio, es una seria sobre par, pero no más que eso.


El producto en su totalidad se alimenta de la grandeza de su universo extendido, lo cual aprecio mucho. Tener a tu disposición como autor este vastísimo universo y no adentrarte en el es casi un pecado. Una de los grandes aciertos de esta serie es el darle tridimensionalidad al folklore y la historia de lo sucedido a lo largo de las galaxias que conforman el universo. Esta tridimensionalidad hace que los personajes te importen, incluso algunos de los villanos (si no todos). Estoy hablando de una tendencia que se ha mantenido a lo largo de dos temporadas y que espero que se mantenga vigente.


Favreau y su equipo no son tontos, saben lo que hacen, y despidieron la segunda instalación con un episodio que es digno de todas las alabanzas habidas y por haber, el final es un cliffhanger bien ejecutado que no nos deja un mal sabor de boca. El arco de Mando se ha completado y, como decía una profesora de guion que tuve hace ya un buen tiempo, sucedió el "gran mierda", ese momento en el que te dices a ti mismo como espectador "mierda, ¿Y ahora qué?".


Es interesante porque, en el gran esquema de las cosas, sabemos hacia donde irán a parar las cosas, literalmente hemos visto el futuro, pero el futuro de Mando, Grogu y los demás es incierto (por lo menos para la mayoría de los personajes) y hemos llegado a conectar tanto con ellos que no nos importa lo que sucederá en el futuro del universo, todo eso vendrá después, queremos que nuestros amigos estén bien.


Por más bueno que haya sido este último episodio y por más interesante que sea explorar el vasto universo que se nos presenta, me aburrí mucho. Me cansé de ver tan poca evolución de personajes en bloques de media hora. Hubo más fan service, más espectáculo visual y más referencias visuales y dramáticas al western, a Kurosawa y otros autores japoneses que evolución de personajes y eso me aburre. Si me preguntan a mí el espectáculo visual debería potenciar a los personajes, no al revés. Y al final es por eso que "The Mandalorian" me deja como cualquier otro producto de esta franquicia: me gustó, pero no lo suficiente como para enamorarme.


Insisto, me encanta a un nivel conceptual y a un nivel "idea básica". Llevar el western al espacio, lo vasto del universo que hace las de lienzo sobre el cual no se dejan de pintar personajes nuevos con todo y un bagaje cultural, el bien contra el mal (cada uno con sus luces y sombras), las ideologías encontradas... En fin, quiero que me guste.


¿Que si veré la tercera temporada? Claro que sí y, como siempre sucede, iré esperando que esa oportunidad sea la vencida, la que me haga fan a muerta de "Star Wars" y que hasta considere comprarme un t-shirt o una taza o un llavero. Ya veremos.


Jorge Gadea

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo